Google+ Followers

domingo, 18 de diciembre de 2016

De amantes y rosas


Esperad el desmayo del sol
La primera estrella, esperad
Que en luna llena los amantes
Regalan luz a la oscuridad.


Esperad que despierte la noche
En los claros visos de mis secretos
Tendréis fugaces dos rosas
En el páramo azul de mis senos.


Esperad que el ave enmudezca
Bajo el dosel de tu falda
Amar es un premio de Dios
Amarte, castigo para mi alma.


Y vuestra presencia en mi vida
Murmullo, aroma de inciensos
Condena de los condenados
Dolor y gozo, de mis infiernos.


Agua de rosas sobre tu rostro
Bendigo el poema de tu tibia boca
Si he de morir en pecado
condenadme ya, cáliz de sombras.


Rosa, la rosa de mi cuerpo
Exuda promesas de penitencia
Vuestra mano en cada pétalo
Vuestros labios en mi conciencia.







Rita Mercedes Chio
Derechos reservados

miércoles, 26 de octubre de 2016

El amor

                                                    
                                               


Hilaridad en la rosa de mi pelo 
Al viento, pétalos 
Estribos de luz 
Que acunan sentires
Y tú cobijas
Como puerto libre
Fantasías, amores
En cada encuentro.

Sin perjurio
Exquisito bocado tu cuerpo
Develando secretos
Luna cómplice
Vistiendo de seda
En azul desvelo.

El amor…
Sólo una mirada
Sin gestos, sin palabras
Peregrinando
En los pliegues
De noches ufanas.

Acendrado beso
En las rías que mojan
Las pequeñas lenguas
De las mariposas.

….Y sobre el color de mis manzanas
La felicidad corona
La fina letra de tus serenatas...





Rita Mercedes Chio

HAMBRE

                                                                       

Conocéis el hambre?
El que es frío
Como un amanecer siberiano
Carcomiendo vuestro cuerpo
Por dentro,
El vientre, los muslos, las manos.

El que baja de la indiferencia
Azotando sordo, miserable
Ojos que ruegan piedad
Sin rostro, ni responsables.

Conocéis el hambre?
El que quema
El que cae de nuestras miserias
A la vera de tantas vidas
Cazando hilos de quimeras
Madejas plenas de sonrisas.

El que paraliza al indefenso
El que anida en la incordura
De los mal llamados humanos
Osando hablar de premuras
Las manos vacías de un niño
Sobre algunas migajas sucias. 



Rita Mercedes Chio
Derechos reservados
Argentina


miércoles, 5 de octubre de 2016

Huelga de luna


Visto y considerando que
Hacéis uso indiscriminado
De mis luces y sombras
Todos, poetas y enamorados
Promesas, juramentos
Caricias vanas, besos robados
Se cargan sobre mi espalda
Sueños de amores quebrados
No recordaré más palabras
Que a la verdad, hayan faltado


Y a lo que digan en mi nombre,
Mantendré ajenos mis oídos
El amor no es solo palabras
Seguidas de penas y olvidos.
(La luna)






Rita Mercedes Chio

Tarde de domingo


Con la serenidad
de una pluma cayendo,
el pestañear de un anciano,                               

asomado en la ventana,
la tormenta alejándose
detrás de mis colores.

La tarde de domingo
arma sus maletas, cansada
caracol que agoniza
de cara a una breve noche
llevándose consigo,
el sabor del desencuentro
el beso de dos ángeles
la caricia más postergada.





Rita Mercedes Chio

martes, 6 de septiembre de 2016

PAISAJE DE DOMINGO


Habéis escuchado las campanas?
Grito de metal hacia las colinas
El río navega sobre su cauce
Calmo murmullo entre las espinas.

Doseles de madera sobre las casas
Cercas de blanco, puertas amarillas
La boca asombrada de los aljibes
Geranios rojos en sus orillas.

Habéis oído las campanas?
Domingo de enero, la Santa Misa
Se visten de gala los parroquianos
Faldas muy amplias, níveas camisas.

Añejos rosales extienden sus brazos
Se aferran a un sueño, en esa melodía
Un duende replica el canto de un ave
Y el ave responde en plena armonía.

La brisa fragante sabe a lavandas
A zapatos nuevos, a nuevas alegrías
Cantando los niños recogen las flores
Para el humilde Cristo y su madre María.





Rita Mercedes Chio
D Reservados

domingo, 28 de agosto de 2016

Palabras de una novia muerta - Poema




Ayer me pareció oír la voz del cisne que hace tiempo, alimentábamos juntos. Un graznido breve pero dulce, retazo de una melodía maravillosa, propia de un rapto de imaginación. También escuché el instante en que germinaba una semilla de lino. Fino chasquido dentro de una milésima de segundo. Aun así, poderoso milagro en mis oídos atentos.

Y te hablo, y te cuento...
Las zetas, dialogan entre ellas
peligrosas y bellas
ya lo sabes?
Vi caer una pluma
moneda al viento
cara o cruz de la vida
suave danza,
de nieve y terciopelo.

Las flores que me regalas
de mariposas, alimento
y algún pájaro perdido
cada tanto, en tu ausencia
roba los colores del olvido
y me canta al oído
sus melódicas dolencias.


Rita Mercedes Chio
Derechos reservados

"Carta" - Poema - ( Inspirado en “El Patriota”, Guerra de Independencia entre los colonos de Nueva Inglaterra y las tropas de Jorge III (1760-1820).





CARTA

( Inspirado en “El Patriota”, Guerra de Independencia entre los colonos de Nueva Inglaterra y las tropas de Jorge III (1760-1820).

                                        Nueva Inglaterra, 14 de junio de 1786

Benjamín Martin,
(Carolina del Sur)
Amado padre:

La guerra no huele a hierba
Tampoco es tan blanca
Como la flor de los algodonales.
Somos milicia de esclavos y colonos
Con miedo, pocas armas y hambre.

Le ruego me perdone padre
No haber aprendido de su historia
Las huellas que dejan las batallas
Doseles de sangre en la memoria.

Tavington, lobo de Jorge III
Está muy cerca de nuestra casa
Incendia comarcas, impiadoso
Niños y mujeres, matan
Intentaré mi regreso, prometo
Antes que llegue esta carta.

Gris el cielo, ya sin aves
Florece el algodón entre los muertos
La niebla, espíritu de la tierra
Apenas se eleva, en el devastado suelo.

La gloria es lejana, pero es gloria
Sabrá mi padre comprenderlo
Inglaterra aún no retrocede
Tampoco su hijo, intentaría hacerlo.


Gabriel Eduard Martin


Rita Mercedes Chio
D. Reservados

viernes, 26 de agosto de 2016

Las flores del alma

                                                                           

(Dedicado a mis amigos)

Y pronto florecerán los durazneros
Porqué? No entiendo la prisa
Se confunden como adolescentes
Se ilusionan con la tibia brisa

La vida tiene esas cosas…
Apuras el paso al destino
Aún hay invierno en las almas
Aún corazones con frío

No quiero que mueran las flores
Esas que llevas muy dentro
Las que sembraste en abrazos
Y cosecharás a su tiempo.





Rita Mercedes Chio

PREMIOS LITERARIOS











Emma Shapplin: Spente Le stelle - VÍDEO

           
                                                                     

HOMBRE - Poesía sensual

                                                                                                    

Estoy a punto de sucumbir
A escasos segundos de tu boca
En la cornisa de su comisura
Enajenada, dulce y pronta.

Estoy a punto alzar vuelo
Como el ave en primavera
Cuando el sol se vuelve sangre
En tu playa y en mi arena.

Estoy a punto de cerrar los ojos
Cuando caiga mi falda de seda
Y liberes dos pequeñas lunas
Mieles, manzanos y fresias.

Una gota de rocío que rueda
Desde mí frente a tus labios
Bebes mis ríos silvestres
Quiebras la noche en pedazos.

Estoy a punto de pedir tu espada
Para morirme en tus brazos.




Rita Mercedes Chio
D Reservados

A la partida de: Antonio Pérez Cozar (Poeta)




ADIÓS POETA

No corrijas…
No taches ninguna palabra
Así es tu mirada,
Sueño regalado
Para despertar
Pequeñas semillas de amor
En horas brillantes
O en nieblas cerradas.

Alas en las manos
Pluma firme y delicada
Como musas en celo
Al filo de la madrugada.

No corrijas, no taches
El rostro del destino
Es poesía el canto de un ave
Es poema, el final del camino.

Y si la inspiración persiste
De mis lágrimas, la tinta
Papeles de nubes blancas
Letras de sol y lloviznas.

No corrijas poeta
Los caprichos de la vida…






Rita Mercedes Chio
D. Reservados







martes, 28 de junio de 2016

HISTORIAS MEDIEVALES Robin Wood y el cervatillo


-Madre
Los hombres de Sherwood
guardan silencio...
Lorigas rotas
y un cervatillo
recién muerto.
No encienden leños
apenas murmuran
les sobran espadas
y caballos buenos.


Temed madre?
o todo lo dicho,
acaso es incierto?
El hombre de Wakerfield
está entre ellos.
Los huérfanos del bosque
desnudos, friolentos
acuden a él,
por algunas migajas
en oscuros, momentos.

-Hijo…
Tomad mi caballo
en horas de niebla.
Limpio vuestro rostro
y clara vestimenta.
Hablad con Longstride
de frente y alerta,
pedidle el cervatillo
con esta propuesta:
Encenderé los leños
y asaré su presa
guardando el silencio
que Robin requiera.
“Mitad y mitad”
el hambre no espera
le llevas su pan
valiosa moneda.
Es hombre de Wakerfield…
conozco su esencia.




Rita Mercedes Chio
Derechos reservados

lunes, 13 de junio de 2016

ABRIL 17



A la memoria de Sor Juana Inés de la Cruz

No apuréis la flor, pequeño cerezo
Triste en primavera, florece el otoño
El cielo no sabe del último beso
Ni escribe poemas sobre los retoños.

Hogueras ardientes, quemando la peste
Su ropa, harapos, cuadernos y sueños
Nadie acarició sus manos y su frente
Silvestre paloma, sin nido y sin dueño.

No apuréis la flor, pequeño cerezo
Esperad a que Juana regrese en poema
Abril diecisiete, plegarias y rezos
Su alma florece, valiente y eterna.

 Dejad que el trigal la acune en silencio
Acuarela gris de amores prohibidos
Su aroma se esparce como un lamento
En la seca tinta de letras y olvidos.


Rita Mercedes Chio
Derechos reservados  

martes, 29 de marzo de 2016

La Bohemia - Charles Aznavour en español - Vídeo



                                                           

Otoño



Mirad hacia el cielo, propongo
Sobre vuestro cuerpo un dosel
Amarillo ocre en la acacia
Y en breve, muy breve, la desnudez.

El viento aún no se enfría
Besando las manos de abril
Le quita colores al roble 
Le agrega a los sueños, marfil.

Sentid el vuelo de una hoja
Anémico suspiro de la vida
Crujirá a cada paso en la zozobra
Con un dejo armonioso de alegría.

Mirad como el sol se aleja
Dejando de lado intensas iras
Suave la caricia de sus manos
Sobre mis almendros  y vuestras las lilas.

Los duendes cambiarán de ropa
Cuando los naranjos se maquillen
A la hora en que la niebla danza
Entre retamas y no me olvides. 


Rita Mercedes Chio







domingo, 14 de febrero de 2016

martes, 12 de enero de 2016

Lengua de fuego




Aniquila el desparpajo de tu desnudez
Los ebrios silencios de mar
El ondular de tus suaves caderas,
Círculos de placer al amar.

La venganza del deseo…
Atollados en el remanso del vino,
La siesta caliente y húmedos besos
Abren en tus muslos, caminos.

Lengua de fuego, el ángel caído
Descontrola con su boca morbosa
La inocencia de un monte oscuro
Y el néctar secreto de tu rosa. 





Rita Mercedes Chio

Marinero



De agua dulce,
de agua salada,
narciso de los mares
la huella de mi playa.


Lenifica la distancia
marimbas, colores, nostalgias.
Abrazo álgido el adiós
en la calidez de tus aguas
soy remanso pasajero
pequeño muelle en la nada.

Mosquetero de mil vientos
pescador de soledades
moro atrapada en las redes
de tu pelo y tempestades.

Y en el farallón de la tormenta
la luna, blanca enamorada
espera volver a tocarte
con manos dulces o saladas.






Rita Mercedes Chio

VÍDEO: Tus formas


                                                             

Troya




Azul mirada, mujer de tierra,
belleza destejiendo la calma
del guerrero dormitando
sobre las ansias de su espada.


Imperios de sangre
aferrados a tu cadera
antorcha de claros rizos
en altos muros, sobre la arena…


Opulento territorio
de carne y azules sedas
donde en su costa aúllan
los restos de las maderas.


Flotas sumergidas
acero destemplado
reina que aspira sudores
y orgasmos decapitados.


Aquiles y Héctor, beso de muerte
arde Troya sin compuertas
desquicio bajo las llamas
traición, amor y leyendas.






Rita Mercedes Chio

Placer



Aquí el nefando camino
de mis muslos
inclina en paciente recorrido,
la frente del amor carnal
y grito
el desorden de caricias
mojando colinas prestas
rocío de una noche
donde los duendes,
lucen diáfanos.

Lamo el dulce líbelo
de tu cuerpo
canelas en leche
miel sobre el pan
palaciego enjambre
de sedas y aromas.

…Y me abro
fruta grana y dulce
como los rayos del sol
entre las ramas pesadas
de una acacia en flor…





Rita Mercedes Chio
D.R.

Cegata


Buril sobre la piel
Del mohoso tallo
Suspiro al viento
De hadas aliento,
Silencia los pasos.

Impregna caricia
Misterio mojado
Plumas abiertas
Zetas sedientas
Cerca de vado.

Cisma el camino
Poema olvidado
Sobre aquel puente
Madera y fuente
De los enamorados.

Cegata me pierdo
Gozoso el abrazo
Ella comprende
Niebla latente
Que apenas comparto.

Febo trasnocha
Lasitud en los pájaros
Erguidas violetas
Pequeñas cometas
Sonríen en mis manos.




Rita Mercedes Chio





EN LA ETERNIDAD








Busca en mi pecho
Aquellas flechas perdidas
De lágrimas incrustadas
En los pliegues sutiles
De la vida.

Senos de hielo y miel
Cruz que se acuna
En cada suspiro
Mármol y olvido
Para tu luna.

Uñas que rasgan
Mi vestidura
Ave negra en su canto
Oración y llanto
Espectral locura.

Labios sellados
Lirios en las comisuras
Procesión hacia la nada
Llora el ángel tu morada
Perlas de sangre puras.

De rodillas en el pasado
Lastimo rosas y poemas
Huelo a barro como tus ojos
A muerte, amor y despojo
Sin aliviar la condena.

Sin tus blancas caricias,
Príncipe de azules sueños
Olvido el color de la vida
Tu voz quebrada y herida
Punzón tallando mi seño.

Hago el amor en el cielo
Desafiando realidades
Pájaro muriendo mil veces
Alarido que estremece
Mentiras de mis verdades.

Levanta vuelo conmigo
Aspira mi último aliento
Seremos dos en el viento
Cruces entrelazadas
Lujuria de eternidades
Y una lápida olvidada.







Rita Mercedes Chio

El diario no hablaba de ti



Hoja en blanco
Aeropuerto de lágrimas
Trocitos de ilusiones
Cayendo en picada.

Música a tope
Poeta mentiroso
Acumula monedas
Halagos
Falsos
Afiebrados
Bolsillo
De viento
Palabras de amor

Mendigo rico
Dibujando corazones
Sobre astas muertas
Tizas de colores
Humedecidas,
Quebradas.

Llanto de niños
Nadie escucha
En el ebrio olvido
De los sobrios necios.

Noticiero de sangre
Ruta cortada
Olor a brea
Pies descalzos
Humo y disparos

Condena en suspenso
Cadena perpetua
Miente, miente
Algo quedará.
Espinas,
Dudas,
Promesas
Ajusticiamiento

Aborigen muerto
Abogado tartamudo
Decreto
Hambre
Huesos
Jungla
Sobredosis de realidad.

Hoy no, mañana
Regrese otro día
Firme aquí
El Doctor no está
Cajero vacío
Sonría
Lo estamos filando.

Pan duro
De cada día
Dánoslo hoy
Te perdono
Vuelve a sonreír
La vida es bella
Relájate
Y
Disfruta
Disfruta
O acaso,
No sabes vivir?






Rita Mercedes Chio

Pena de amor - Tributo a Sor Juana Inés de la Cruz



De los austeros recuerdos
Que vuestros ojos han dejado
Recojo mieles y silencios,
Tinta sepia de los vados.


Amor de oraciones engarzadas
Como perlas de un Rosario
Gotas de un grifo entreabierto
Mi sangre drena en pecado.


Cerrad la puerta con llave
Ya nada queda en mis manos
Vuestras sedas, como aves
Vuelan por goces mundanos.


Apenas un sol enrejado
Tímido amanecer que florece
El lado más oscuro de mi alma
Acaricia y se estremece. 


Canto del pájaro herido
En la cruz del campanario
Habéis roto mis cristales
Habéis tejido mi sudario.


Vosotros que comprendéis
Mi ausencia y cielo nublado,
Decidle que no la olvido
Decidle que aun la amo.






Rita Mercedes Chio
Argentina






DESPUÉS DEL AMOR





Después del amor,
un coro de ángeles
que enmudece y se eleva
dejando pequeñas plumas
en la estrechez de
una mesita de noche.


Junto a mis prendas esparcidas,
apenas un solo rastro
de tu presencia sepia, lavanda,
cigarrillos a medio fumar,
cicatrices de gladiadores
sobre la seda de un lecho
que huele a vainilla.


No es desamor…Son crisálidas
petrificadas negándose a nacer.
La sonrisa del miedo,
la respuesta inconclusa
de una respuesta que nadie hizo.


Después del amor,
el canto del agua
sobre cada partícula
cayendo por los desagües,
mi sudor y tu miel.


Sábanas mojadas,
una canción que se repite
en la grabadora,
la lluvia interna
de este otoño de primavera
y una rosa desvanecida,
entre las hojas del libro
que nunca leímos.


Después del amor…
Un orgasmo
en mis pensamientos,
en la inocencia de la luna
jugando con las sombras
de amarillentas puntillas.
En la sonrisa de tu retrato,
en el antiguo puente
que une una promesa sin sentido

y mil olvidos de pie.




Rita Mercedes Chio
D. Reservados

El hombre que a mí me agrade




El hombre que a mí me agrade
habrá de ahorrar en palabras,
derrochar miradas y saber
cuando su mano podrá
ser firme sobre mi piel.
Oler a hierbas silvestres,
viento de mar, luna y miel


Que sude en el deseo,
agua de río y ron cubano.
Que susurre mientras goza
delire mienta y blasfeme,
en mis oídos sedientos,
pétalo abierto de una rosa.


El hombre que a mí me lleve
con solo alimentar mi celo
a las puertas del infierno,
cautivará mis entrañas
extraña maraña,
azahares de invierno
elevando mi alma
hasta el mismísimo cielo.


Y tendrá de mí los amores
que jamás he prometido
mis frutos y mis semillas
el agua fértil de mi cuenco
mi barca errante sin quilla.



Rita Mercedes Chio